<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=197361984233487&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">
eclipse.png
Publicado el

4 datos curiosos para disfrutar el eclipse en Yucatán

Somos privilegiados: hoy, 21 de agosto, podemos presenciar uno de los fenómenos celestiales más impresionantes de nuestro sistema, desde una tierra de grandes y milenarios astrónomos. Este día, cuando te maravilles con el cielo, no pierdas de vista estos 4 puntos. 

1. El último eclipse que se pudo ver en Yucatán

El eclipse de 1991 en CDMX. Fuente: El Universal 

Si fuiste de los afortunados en presenciar el eclipse total de sol de 1991, ya puedes tener una idea de lo especial que es este fenómeno astronómico. Ese 12 de julio de 1991 disfrutamos de una “noche de mediodía”, con cajas de cartón, lentes para soldar y otras ingeniosas protecciones para ver indirectamente el fenómeno, los yucatecos salimos a la calle y tuvimos la sensación de que, por un momento, todos compartimos el asombro de mirar al cielo.

Tuvieron que pasar 25 años para que podamos volver a presenciar este “ballet” cósmico, ahora con una cobertura mediática nunca antes vista gracias a los adelantos tecnológicos de nuestro siglo XXI, así que comparte y vive esta experiencia, pues el próximo eclipse solar acontecerá hasta el año 2024.

2. Los mayas y la astronomía

El misterioso Código Dresde

Estás en un lugar ideal para vivir esta experiencia. Cuando la luna pase por delante del sol, recuerda que esta tierra fue el hogar de grandes astrónomos y sabios observadores del sol. La mayoría de las ciudades mayas están estratégicamente ubicadas para observar al astro rey directamente durante cada solsticio de verano, y las impresionantes construcciones de Chichen Itzá y Dzibilchaltún  son una majestuosa prueba de ello.

En los tiempos prehispánicos, los sacerdotes podían calcular la fecha de un eclipse solar con base en los movimientos de la luna. Este conocimiento llegó hasta nosotros en el famoso Códice Dresde: un verdadero tratado de astronomía.

En las comunidades mayas, se creía que los eclipses traían consecuencias funestas y se tenía gran temor a que los astros se apagaran. Aún hoy en día, en algunos lugares se acostumbra hacer sonar latas, matracas y otros instrumentos para “espantar” a quienes intentan comerse a los astros.

3. ¿Por qué no puedes verlo a los ojos?

Puede ser muy tentador observar directamente a este eclipse pues durante su apogeo la luz del sol parece ser menos intensa, pero es mejor tomar precauciones.

 

Cuando miras directamente al sol, casi inmediatamente tienes que voltear a otro lado pues empiezas a sentir irritación y dolor. Aunque al mirar un eclipse solar “no duela”, técnicamente estás quemando las células de tu retina. Y no. No se van a regenerar nunca.

4. ¿Qué pasa con los animales?

Todavía hay muchos mitos alrededor del eclipse, y el comportamiento de los animales es uno de ellos. La realidad es que, contrario a los humanos, que podemos desvelarnos en la noche y dormir durante el día si así lo decidimos, los ciclos de sueño de la mayoría de las especies giran en torno al día y la noche. 

Por ello, al ocultarse el sol, los animales volverán a su rutina nocturna por unos momentos. Nada de comportamientos agresivos o inexplicables. Mucho menos en las mascotas, que al vivir en interiores, coordinan sus ciclos de sueño con los de sus amos.

 

¿Dónde verlo?

El Ayuntamiento de Mérida y la UADY organziaron algunas actividades para poder ver el eclipse, desde la transmisión en vivo de la NASA y lentes certificados que podrás usar gratuitamente. Puedes consultar más información aquí

lotes residenciales premium en Yucatan Country

RECIBE CONTENIDO EXCLUSIVO PARA TI